Nombres de orígen Latín


Ace
Adria
Adrian
Adrianna
Adrianne
Africanus
Agrippa
Agustino
Agusto
Alba

El latín se considera realmente un idioma "muerto". Hoy en día solo lo hablan los eruditos, algunos miembros del clero más viejo y dentro de la oficina del Papa en el Vaticano. Los católicos mayores recuerdan un momento en que la misa se hablaba completamente en latín (el Vaticano II cambió esto a principios de la década de 1960). Todavía se enseña ampliamente en la escuela para aquellos que buscan una educación clásica. El latín es una subcategoría de las lenguas itálicas que se desarrollaron alrededor del río Tíber en Italia en un área conocida como Lacio desde el siglo X o IX aC Los latinos eran una tribu italiana bajo la influencia de los antiguos etruscos que ocuparon la región del norte. de lacio. Los latinos tomaron prestado del alfabeto griego para crear el alfabeto latino con el fin de desarrollar su lengua cruda en forma escrita.
 
Con el dominio de la República romana en el antiguo Mediterráneo, el latín floreció. La forma hablada era más coloquial y a menudo se la denominaba "latín vulgar". Los dialectos varían de región a región. Solo los educados hablaban latín clásico que también se convirtió en la forma escrita de facto en el siglo VI a. C. La literatura latina clásica incluye las obras escritas en el siglo primero a. C. por el filósofo lingüista Cicero y los grandes poetas Vergil ( La Eneida ) y Ovidio ( Las Metamorfosis) A medida que la República posterior y el Imperio temprano conquistaron gran parte de Europa, el latín popular se convirtió en la lengua raíz no solo de Italia, Cerdeña y Sicilia, sino que también se convirtió en lo que conocemos como lenguas romances del francés, español, portugués y catalán. Aunque el germánico es el idioma raíz del inglés (gracias a las tribus germánicas anglosajonas que invadieron y se establecieron en Gran Bretaña en el siglo V d. C.), grandes cantidades de latín también se han infiltrado en el idioma inglés. En primer lugar, los romanos conquistaron, ocuparon y "latinizaron" Inglaterra en los primeros cuatro siglos DC mucho antes de que llegaran los anglosajones. Luego, los normandos conquistaron Inglaterra en el siglo XI, trayendo su lengua latina del francés antiguo. Así que el latín ha tenido una gran influencia entre los angloparlantes y los occidentales en general. No es sorprendente que muchos de los primeros nombres disponibles hoy en día provengan del idioma latino. De hecho, el latín ya no se habla, pero por muy pocos aún su legado sigue siendo excelente.
 
Por cierto, los antiguos nombres romanos (latinos) de la antigüedad clásica se abrieron paso hasta la actualidad a través del cristianismo. Una vez que la era cristiana estaba en marcha y el cristianismo fue adoptado por el Imperio Romano como su religión estatal no negociable, la Iglesia hizo todo lo que estuvo en su poder desde la Antigüedad tardía hasta la época medieval para controlar el nombramiento de los niños. Los antiguos apellidos romanos o praenomens (nombres de pila) como Augustus, Marcus, Dominus, Claudius, Julius, Antonius, Fabian, Maximus, Camillus, Paulus, Justus, Quintus, Titus y Vivianus solo sobrevivieron porque fueron llevados por algún santo temprano importante . La Iglesia se distanció de los antiguos tiempos de la mitología romana y el paganismo. Suprimieron las obras de la literatura clásica y crearon una atmósfera que podían mantener bajo su control hegemónico. Estos antiguos nombres romanos clásicos han arrojado decenas de derivados modernos, no por los diversos grandes emperadores, sino por algún santo o mártir cristiano primitivo. Por ejemplo, Augusto fue considerado el primer emperador del Imperio Romano del 27 a. C. al 14 d. C. Sin embargo, podemos agradecer a San Agustín, un importante teólogo latino (354-430 d. C.), por la difusión de este antiguo nombre latino. Claudio fue otro notable emperador del primer siglo, pero San Claudio fue un venerado mártir del siglo III. Donde sea que vea estos nombres en latín que han persistido hasta los tiempos modernos, puede buscar con confianza algún importante santo temprano, mártir o papa. Algunos de estos nombres latinos (como Claudia o Paul) también aparecen en el Nuevo Testamento como personas del primer Imperio Romano que se mezclaron con Cristo y sus seguidores. no por los varios grandes emperadores, sino por algún santo o mártir cristiano primitivo. Por ejemplo, Augusto fue considerado el primer emperador del Imperio Romano del 27 a. C. al 14 d. C. Sin embargo, podemos agradecer a San Agustín, un importante teólogo latino (354-430 d. C.), por la difusión de este antiguo nombre latino. Claudio fue otro notable emperador del primer siglo, pero San Claudio fue un venerado mártir del siglo III. Donde sea que vea estos nombres en latín que han persistido hasta los tiempos modernos, puede buscar con confianza algún importante santo temprano, mártir o papa. Algunos de estos nombres latinos (como Claudia o Paul) también aparecen en el Nuevo Testamento como personas del primer Imperio Romano que se mezclaron con Cristo y sus seguidores. no por los varios grandes emperadores, sino por algún santo o mártir cristiano primitivo. Por ejemplo, Augusto fue considerado el primer emperador del Imperio Romano del 27 a. C. al 14 d. C. Sin embargo, podemos agradecer a San Agustín, un importante teólogo latino (354-430 d. C.), por la difusión de este antiguo nombre latino. Claudio fue otro notable emperador del primer siglo, pero San Claudio fue un venerado mártir del siglo III. Donde sea que vea estos nombres en latín que han persistido hasta los tiempos modernos, puede buscar con confianza algún importante santo temprano, mártir o papa. Algunos de estos nombres latinos (como Claudia o Paul) también aparecen en el Nuevo Testamento como personas del primer Imperio Romano que se mezclaron con Cristo y sus seguidores. Por ejemplo, Augusto fue considerado el primer Emperador del Imperio Romano del 27 a. C. al 14 d. C. Sin embargo, podemos agradecer a San Agustín, un importante teólogo latino (354-430 d. C.), por la difusión de este antiguo nombre latino. Claudio fue otro notable emperador del primer siglo, pero San Claudio fue un venerado mártir del siglo III. Donde sea que vea estos nombres en latín que han persistido hasta los tiempos modernos, puede buscar con confianza algún importante santo temprano, mártir o papa. Algunos de estos nombres latinos (como Claudia o Paul) también aparecen en el Nuevo Testamento como personas del primer Imperio Romano que se mezclaron con Cristo y sus seguidores. Por ejemplo, Augusto fue considerado el primer emperador del Imperio Romano del 27 a. C. al 14 d. C. Sin embargo, podemos agradecer a San Agustín, un importante teólogo latino (354-430 d. C.), por la difusión de este antiguo nombre latino. Claudio fue otro notable emperador del primer siglo, pero San Claudio fue un venerado mártir del siglo III. Donde sea que vea estos nombres en latín que han persistido hasta los tiempos modernos, puede buscar con confianza algún importante santo temprano, mártir o papa. Algunos de estos nombres latinos (como Claudia o Paul) también aparecen en el Nuevo Testamento como personas del primer Imperio Romano que se mezclaron con Cristo y sus seguidores. Claudio fue otro notable emperador del primer siglo, pero San Claudio fue un venerado mártir del siglo III. Donde sea que vea estos nombres en latín que han persistido hasta los tiempos modernos, puede buscar con confianza algún importante santo temprano, mártir o papa. Algunos de estos nombres latinos (como Claudia o Paul) también aparecen en el Nuevo Testamento como personas del primer Imperio Romano que se mezclaron con Cristo y sus seguidores. Claudio fue otro notable emperador del primer siglo, pero San Claudio fue un venerado mártir del siglo III. Donde sea que vea estos nombres en latín que han persistido hasta los tiempos modernos, puede buscar con confianza algún importante santo temprano, mártir o papa. Algunos de estos nombres latinos (como Claudia o Paul) también aparecen en el Nuevo Testamento como personas del primer Imperio Romano que se mezclaron con Cristo y sus seguidores.
 
La importancia de nombrar a los niños después de los primeros cristianos venerados no solo era común y estaba en pleno apogeo en la Edad Media, sino que era prácticamente un requisito. Tanto la Iglesia Católica Romana como la Iglesia Ortodoxa Oriental proporcionaron a los padres un calendario oficial de santos entre los cuales podían elegir el nombre de sus hijos. Esta práctica aún continúa hoy, pero el sentido de obligación se ha relajado un poco. En la época medieval, los padres usaban fácilmente los nombres de las figuras bíblicas y los primeros santos como medida de protección para sus hijos, o para asegurar el éxito futuro del niño. Sin embargo, a medida que nos convertimos en el siglo XXI, nuestro repertorio incluye una gran cantidad de opciones de nombres latinos, tanto ricos en historia como hermosos por naturaleza.
 
Hoy, los estadounidenses están usando nombres latinos fuera de los límites de la Iglesia. Por ejemplo, a los padres les puede gustar su significado o sonido, pero desconocen por completo al santo primitivo que, por sí solo, sirvió para popularizar este nombre en primer lugar. Estos nombres ahora son adoptados no solo por cristianos, sino también por judíos y agnósticos. Aquí hay algunos otros lugares donde obtenemos nombres en latín:
 
La mitología romana nos ha proporcionado personajes coloridos como Aurora (diosa del amanecer), Luna (diosa de la luna), Juno (esposa de Júpiter), Ceres (diosa de la agricultura), Minerva (diosa de la sabiduría) y Venus ( diosa del amor). Tales nombres ahora se usan (aunque con moderación). Martin es un nombre que obtenemos del latín que se refiere a Marte, el dios romano de la guerra. Aún así, estos nombres habrían sido prácticamente desconocidos en la Europa medieval debido a su asociación con el paganismo (con la excepción de Martin, ya que hubo un San Martín de Tours del siglo IV, un santo patrón de Francia). Estos otros nombres han sobrevivido gracias a la resistencia de sus leyendas mitológicas, y no porque fueron llevados por algún mártir temprano.
 
Algunos nombres latinos se originaron como nombres de lugares. Adrian / Adriana (de Hadria); Laurence / Lauren (de Laurentum); Lucas (de Lucania); Lydia (de Lydia); Romeo (peregrino a Roma); Siena (una ciudad en Italia).
 
Otros nombres latinos provienen de palabras específicas con significados atractivos (aunque muchos de estos nombres también son llevados por santos): Amanda (digna de amor); Clara (clara, brillante); Dante (perdurable); Desiree (deseado); Dexter (experto); Felix (feliz); Francis (francés); Gloria (gloria); Honoria / Nora (honor); Maurice (piel oscura); Miles (soldado); Mónica (asesora); Natalia (día de Navidad); Priscilla (antigua); Salvador (salvador); Stella (estrella); Tatiana (significado desconocido); Valeria (para ser fuerte); Victor / Victoria (vencedor); Vincent (para conquistar).
 
Por último, el idioma inglés ha tomado prestado miles de palabras del latín (principalmente a través del francés después de la conquista normanda). Algunas de estas palabras de vocabulario convertidas en nombres se encuentran arraigadas en el idioma latino: abril, otoño, cadencia, fe, libertad, lirio, milagro, oliva, paciencia, rosa, rubí, escarlata, trinidad, violeta.
 
Aunque el inglés es un idioma germánico y el latín es un idioma cursivo (ambos son indoeuropeos), la influencia latina ha sido enorme para el mundo occidental en general. Al igual que los idiomas hebreo y griego se han vuelto altamente dominantes en nuestras prácticas de nombres durante siglos y siglos, la expansión del Imperio Romano y la importancia de los primeros cristianos con nombres latinos también han predispuesto nuestras opciones de nombres hasta nuestros días.