Nombres de orígen Gaélico


Adair
Afton
Ahearn
Aidan
Ailbhe
Ailpein
Ailsa
Aine
Aisling
Alan

Gaélico es un adjetivo que significa "perteneciente a los Gaels (o Goidels)". Los gaélicos eran una tribu celta que desarrolló los idiomas goidélicos que hoy reconoces como irlandés, escocés-gaélico y manés (hablado en
Gaélico es un adjetivo que significa "perteneciente a los Gaels (o Goidels)". Los gaélicos eran una tribu celta que desarrolló los idiomas goidélicos que hoy reconoces como irlandés, escocés-gaélico y manés (hablado en la isla de Man en el mar de Irlanda). El idioma gaélico se originó en Irlanda y finalmente se extendió a la cercana Isla de Man y Escocia: es una de las dos ramas sobrevivientes de la familia de lenguas celtas insulares, y el otro es Brythonic (Bretón, Cornualles y Galés). Las lenguas celtas que se desarrollaron en la Europa continental en la antigüedad ahora están extintas. Esto es lo que hace que las lenguas celtas insulares, como el gaélico, sean tan notables. La persistencia de esta cultura en los tiempos modernos es milagrosa, pero es un testimonio de la fuerza y ​​la resistencia del pueblo gaélico.
 
Los asentamientos celtas en Irlanda se remontan al menos al siglo VI a. C., y los gaélicos lograron suprimir y dominar específicamente a todos los demás habitantes anteriores en algún momento de los primeros siglos a. C. En la época de Cristo, los gaélicos dividieron la isla en varios reinos tribales, cuyos gobernantes a menudo formarían aliados para defenderse de las invasiones de Gran Bretaña y Europa continental. El Imperio Romano conquistó y ocupó Inglaterra en el primer y principios del siglo V dC, pero no pudo incorporar Irlanda. Los romanos entendían muy poco acerca de estas personas, excepto que eran feroces y eficientes, logrando florecer a pesar del clima frío y la geografía insular. Como los romanos nunca se mudaron a Irlanda, 
 
Los Gaels se creían descendientes de Míl Espáine (Míl de España), un líder de guerra aventurero y epónimo de los legendarios milesios. Los hijos de Míl creían que Irlanda era su hogar ancestral y se dirigieron a la isla verde de la Península Ibérica después de la muerte de su padre. Estos llamados milesios invadieron y colonizaron Irlanda con éxito. Aunque la historia se considera en gran medida mítica, queda cierta precisión histórica potencial. Sabemos que las personas celtas ubicadas en la región noroeste de la Península Ibérica están genéticamente relacionadas con los gaélicos. En cualquier caso, no es completamente cierto exactamente cuándo los gaélicos llegaron a dominar Irlanda o cuando el lenguaje gaélico se convirtió en forma. 
 
Los antiguos pueblos gaélicos vivían en familias multigeneracionales. La mayoría eran guerreros feroces que no rehuían la batalla; También lucharon por sus tribus en lugar de por su país. Su religión era politeísta y sus héroes, dioses y diosas estaban orientados a la naturaleza. Los antiguos celtas (y gaels) tenían líderes políticamente religiosos conocidos como druidas que tenían mucho poder dentro de sus comunidades. El pueblo gaélico tenía ricas y coloridas tradiciones de poemas, canciones y leyendas que se transmitieron oralmente (no sería hasta el siglo IV dC cuando comenzaron a leer y escribir). También eran profundamente supersticiosos y tenían todo tipo de fichas para la suerte.
 
En algún momento a mediados del siglo V dC, los Gaels se expandieron hacia el este desde Irlanda hasta la Isla de Man y el oeste de Escocia, donde se establecieron en la región del actual Argyll. En Escocia, los Gaels fueron recibidos por otra tribu celta conocida como los Pictos (relacionada con la rama Brythonic). El pueblo picto se opuso ferozmente (y a veces dominó) a los gaélicos hasta el siglo IX, cuando las dos tribus se fusionaron bajo el líder escocés-gaélico Kenneth Mac Alpin. La sociedad y la cultura gaélica finalmente ganaron en Escocia y se extendieron por todo el país al norte de Forth y Clyde (la parte delgada de Escocia a lo largo de la línea donde se encuentran Edimburgo y Glasgow). Los pictos finalmente se extinguieron. En la época medieval, el gaélico escocés se convirtió en el lenguaje de la nobleza real y la mayoría de los plebeyos. El rey escocés James IV (1473-1513) fue el último monarca en hablar gaélico. Dos siglos después, Escocia adoptó el inglés como idioma oficial. La cultura de las tierras altas donde residía la mayoría de los gaélicos fue atacada sistemáticamente por las tierras bajas más dominantes y pobladas que bordearon Inglaterra, y las tradiciones, costumbres e idioma gaélicos disminuyeron considerablemente.
 
Afortunadamente, en los últimos 75 años ha habido una especie de renacimiento, ya que el orgullo nacional gaélico en Irlanda y Escocia se ha disparado, influyendo también en los descendientes irlandeses y escoceses en otras naciones de habla inglesa. El idioma Manx también está resurgiendo, ya que se enseña en las escuelas de la Isla de Man como segundo idioma (y a veces primario). La mayoría de los hablantes de gaélico residen en la República de Irlanda, donde casi el 40% de la población afirma tener la capacidad de hablar algo de irlandés (aproximadamente el 5% lo habla a diario). La mayoría de los hablantes de gaélico en Escocia reside en las Hébridas y la costa oeste de Escocia. Aproximadamente la mitad de los montañeses tienen algún conocimiento del idioma gaélico y cerca del 25% afirman ser hablantes de gaélico. Actualmente hay unos 25,
 
En términos de nombres gaélicos, uno solo necesita mirar las estadísticas de nombres actuales en Irlanda y Escocia. Ambos países han sido influenciados por las mismas tendencias de nomenclatura presentes en otros condados de habla inglesa (es decir, una creciente diversidad de nombres, la anglicización de los nombres, la influencia de la moda y la cultura pop, etc.), pero aún vemos huellas claras de la lengua gaélica en nombres irlandeses y escoceses.

La Isla de Man en el Mar de Irlanda). El idioma gaélico se originó en Irlanda y finalmente se extendió a la cercana Isla de Man y Escocia: es una de las dos ramas sobrevivientes de la familia de lenguas celtas insulares, y el otro es Brythonic (Bretón, Cornualles y Galés). Las lenguas celtas que se desarrollaron en la Europa continental en la antigüedad ahora están extintas. Esto es lo que hace que las lenguas celtas insulares, como el gaélico, sean tan notables. La persistencia de esta cultura en los tiempos modernos es milagrosa, pero es un testimonio de la fuerza y ​​la resistencia del pueblo gaélico.

 
Los asentamientos celtas en Irlanda se remontan al menos al siglo VI a. C., y los gaélicos lograron suprimir y dominar específicamente a todos los demás habitantes anteriores en algún momento de los primeros siglos a. C. En la época de Cristo, los gaélicos dividieron la isla en varios reinos tribales, cuyos gobernantes a menudo formarían aliados para defenderse de las invasiones de Gran Bretaña y Europa continental. El Imperio Romano conquistó y ocupó Inglaterra en el primer y principios del siglo V dC, pero no pudo incorporar Irlanda. Los romanos entendían muy poco acerca de estas personas, excepto que eran feroces y eficientes, logrando florecer a pesar del clima frío y la geografía insular. Como los romanos nunca se mudaron a Irlanda, 
 
Los Gaels se creían descendientes de Míl Espáine (Míl de España), un líder de guerra aventurero y epónimo de los legendarios milesios. Los hijos de Míl creían que Irlanda era su hogar ancestral y se dirigieron a la isla verde de la Península Ibérica después de la muerte de su padre. Estos llamados milesios invadieron y colonizaron Irlanda con éxito. Aunque la historia se considera en gran medida mítica, queda cierta precisión histórica potencial. Sabemos que las personas celtas ubicadas en la región noroeste de la Península Ibérica están genéticamente relacionadas con los gaélicos. En cualquier caso, no es completamente cierto exactamente cuándo los gaélicos llegaron a dominar Irlanda o cuando el lenguaje gaélico se convirtió en forma. 
 
Los antiguos pueblos gaélicos vivían en familias multigeneracionales. La mayoría eran guerreros feroces que no rehuían la batalla; También lucharon por sus tribus en lugar de por su país. Su religión era politeísta y sus héroes, dioses y diosas estaban orientados a la naturaleza. Los antiguos celtas (y gaels) tenían líderes políticamente religiosos conocidos como druidas que tenían mucho poder dentro de sus comunidades. El pueblo gaélico tenía ricas y coloridas tradiciones de poemas, canciones y leyendas que se transmitieron oralmente (no sería hasta el siglo IV dC cuando comenzaron a leer y escribir). También eran profundamente supersticiosos y tenían todo tipo de fichas para la suerte.
 
En algún momento a mediados del siglo V dC, los Gaels se expandieron hacia el este desde Irlanda hasta la Isla de Man y el oeste de Escocia, donde se establecieron en la región del actual Argyll. En Escocia, los Gaels fueron recibidos por otra tribu celta conocida como los Pictos (relacionada con la rama Brythonic). El pueblo picto se opuso ferozmente (y a veces dominó) a los gaélicos hasta el siglo IX, cuando las dos tribus se fusionaron bajo el líder escocés-gaélico Kenneth Mac Alpin. La sociedad y la cultura gaélica finalmente ganaron en Escocia y se extendieron por todo el país al norte de Forth y Clyde (la parte delgada de Escocia a lo largo de la línea donde se encuentran Edimburgo y Glasgow). Los pictos finalmente se extinguieron. En la época medieval, el gaélico escocés se convirtió en el lenguaje de la nobleza real y la mayoría de los plebeyos. El rey escocés James IV (1473-1513) fue el último monarca en hablar gaélico. Dos siglos después, Escocia adoptó el inglés como idioma oficial. La cultura de las tierras altas donde residía la mayoría de los gaélicos fue atacada sistemáticamente por las tierras bajas más dominantes y pobladas que bordearon Inglaterra, y las tradiciones, costumbres e idioma gaélicos disminuyeron considerablemente.
 
Afortunadamente, en los últimos 75 años ha habido una especie de renacimiento, ya que el orgullo nacional gaélico en Irlanda y Escocia se ha disparado, influyendo también en los descendientes irlandeses y escoceses en otras naciones de habla inglesa. El idioma Manx también está resurgiendo, ya que se enseña en las escuelas de la Isla de Man como segundo idioma (y a veces primario). La mayoría de los hablantes de gaélico residen en la República de Irlanda, donde casi el 40% de la población afirma tener la capacidad de hablar algo de irlandés (aproximadamente el 5% lo habla a diario). La mayoría de los hablantes de gaélico en Escocia reside en las Hébridas y la costa oeste de Escocia. Aproximadamente la mitad de los montañeses tienen algún conocimiento del idioma gaélico y cerca del 25% afirman ser hablantes de gaélico. Actualmente hay unos 25,
 
En términos de nombres gaélicos, uno solo necesita mirar las estadísticas de nombres actuales en Irlanda y Escocia. Ambos países han sido influenciados por las mismas tendencias de nomenclatura presentes en otros condados de habla inglesa (es decir, una creciente diversidad de nombres, la anglicización de los nombres, la influencia de la moda y la cultura pop, etc.), pero aún vemos huellas claras de la lengua gaélica en nombres irlandeses y escoceses.